Fuego al Mundo / Sebastián Durón

Llamas de amor y de guerra en la música de Sebastián Durón

20180202 - Gerd Stiberg - R. Armonia-Trondheim 12

De los músicos cuyas vidas se entrelazan íntimamente con las complejas vicisitudes políticas y culturales de la Guerra de Sucesión española, Sebastián Durón (1660-1716) es sin duda uno de los más representativos. Organista y maestro de capilla en la corte real de Madrid, el compositor se ve obligado a abandonar abruptamente su cargo por ser un sostenedor declarado de la rama austracista durante el conflicto dinástico. Así, en 1707, tras ser acusado de un presunto intento de robo de partituras en la biblioteca de la capilla, Durón se exilia en Bayona siguiendo los pasos de Mariana de Neoburgo, segunda reina consorte de Carlos II que, apenas viuda, se había visto también forzada a abandonar Madrid por su nota hostilidad hacia el rey Felipe y su entorno.

Recordita_Armonia_9.jpg

La herencia musical de Durón es un corpus conspicuo y variado de piezas sacras, profanas, y teatrales. Un aspecto prominente de su producción es, además de la flexibilidad en el tratamiento de los géneros y los orgánicos vocales e instrumentales, la apertura a estilos compositivos internacionales. De hecho, en la música de Durón, elementos de escritura, orquestación y tratamiento de los textos propios del estilo italiano de esos años, dialogan a menudo con la tradición ibérica ‘pura’ de la generación que le precedió. Una tal predisposición a la experimentación y a la fusión de estilos se alinea con las búsquedas estéticas del nuevo siglo, de las cuales Durón fue indudablemente un impulsor. Este es uno de los motivos que vuelven particularmente problemáticas algunas atribuciones, tales como Coronis (que tradicionalmente había sido atribuida a Antonio Literes) y El imposible mayor en amor le vence Amor (atribuida también a José de Torres).

Recondita_Armonia_042 - 04KUL

En este programa presentamos una selección de arias y piezas vocales de cámara del compositor de Brihuega cuyos textos están ligados, entre otros elementos, por las recurrentes imágenes poéticas del fuego y de las armas en sus más variadas acepciones. Fuegos que describen celos, pasiones, amores. Flamas de ira, deseo y traición. Flechas de Amor, armas de guerra y de venganza. A menudo, estas imágenes líricas se funden con elementos mitológicos como expresiones alusivas del sentir de una Europa abrasada por las llamas de la guerra y amenazada por las armas del conflicto bélico en curso. Las piezas elegidas, muchas de ellas desconocidas o inéditas, provienen tanto de la producción camarística de Durón (tonadas y villancicos) como de sus obras para la escena (Salir el Amor del mundo, Selva encantada de Amor, Las nuevas armas de Amor, El imposible mayor en amor le vence Amor, Apolo y Dafne). Como puede apreciarse ya en el título de las zarzuelas, el amor, en su doble valor como sentimiento y alegoría, ocupa un papel central en la poesía de este repertorio. Así, en Sosieguen descansen, es Amor mismo quien hace alarde de su propia fuerza divina y de los efectos de ésta sobre el alma de los mortales. El personaje regresa en la embestida Guarda, guardate, Amor y en el Arieta Si hacemos treguas —un vivaz e irónico “alto el fuego” entre la ninfa Siringa y Cupido— así como en el conmovedor lamento en primera persona Cuantos teméis al vigor. Otras deidades intervienen o son evocadas en los textos del presente programa: tal es el caso de Neptuno, Juno y Apolo, a quienes aluden el aria de Coronis Dime, deidad fiera y el lamento Otro adora lo que adoro, entonado por Júpiter. El concierto concluye con la jácara navideña Vaya, pues, rompiendo el aire que, a pesar de ser una pieza “a lo divino”, está cargada de una simbología sin duda atinente al eje temático de nuestro programa. De hecho, como en muchas otras piezas del repertorio barroco, en el texto de la jácara se percibe una fusión voluntaria entre las figuras del niño Jesús y Cupido: ambos niños-dioses cuya potencia extraordinaria, por motivos bien distintos, es digna de alabanzas, admiración y temor.

20180202 - Gerd Stiberg - R. Armonia-Trondheim 03

El programa se completa con obras instrumentales de otros compositores célebres que también participaron activamente de la vida cortesana europea en ambientes reales de España, Italia y Francia entre fines del siglo XVII y principios del XVIII: Jean-Baptiste Lully (1632-1687), Marin Marais (1656-1728) y Gaspar Sanz (ca. 1640 – 1710). Lully, florentino naturalizado francés, es considerado como la figura más influyente en la realidad musical de la Francia del siglo XVII. Excelente músico y bailarín, contribuyó en primera persona a la creación de la ópera francesa la cual, inspirada en los melodramas italianos del Seicento, no tardó en adquirir enorme popularidad en la corte de Luis XIV. Principalmente conocido por su música para viola da gamba, Marais fue un famoso músico de la misma corte (en tiempos de Lully, su maestro), donde además de desempeñarse como violista del rey escribió tragedias escénicas. El invaluable aporte de Marais al repertorio de la viola da gamba y de la música instrumental en general se ve plasmado en sus más de 500 composiciones impresas entre los años 1686 y 1725. El nombre de Gaspar Sanz se asocia, entre otros ambientes, a la corte virreinal de Nápoles, donde el compositor, hombre de letras, viajero, y eximio guitarrista se desempeñó como organista. A su regreso a España, Sanz entra en el servicio de don Juan de Austria, hijo ilegítimo de Felipe IV, en calidad de instructor de guitarra. El rol paradigmático de Sanz en la historia del repertorio guitarrístico puede ser comparado al de Marais para la viola da gamba: ambos compositores dan un impulso notable al desarrollo de la literatura instrumental gracias al virtuosismo personal y a la publicación de numerosas obras (los tres volúmenes de Cifras sobre la guitarra de Sanz conocieron varias ediciones en los últimos años del siglo XVII).

04KULRecondita_Armonia_041

Las piezas de Lully, Sanz y de Marais en este programa están concebidas en diálogo con las composiciones vocales de Durón: escenas en miniatura que describen, imitan e ironizan el carácter de las naciones y los pueblos europeos (piezas à l’Espagnole, Le Basque, etc.) y que se insertan en el desarrollo de una corriente estética cada vez más abierta al gusto internacional.

Andrés Locatelli, 2017

20180202 - Gerd Stiberg - R. Armonia-Trondheim 10

Recondita Armonia

Jorge Juan Morata – Tenor

Lixsania Fernández – Viola da gamba

Farran James – Violin

Eduardo Egüez – Tiorba / Guitarra

Esteban Mazer – Harpsichord / Orgue




A %d blogueros les gusta esto: